La minería ilegal y la instalación masiva de granjas de minado después de su prohibición en China sobrecargan la red energética.

El deficitario sistema eléctrico en el que es uno de los países más ricos en energía de Asia ha sufrido repetidos cortes de suministro en Kazajistán y el gobierno está recurriendo a Rusia para satisfacer la creciente demanda de electricidad.

Según declaraciones la semana pasada del viceministro de Energía, Murat Zhurebekov, el incremento en la demanda es causado tanto por un aumento del 8% en el consumo doméstico de electricidad en 2021 como por los mineros de criptomonedas no registrados, la mayoría de los cuales migraron en los últimos meses desde China.

Según cifras oficiales, actualmente hay registradas 50 empresas mineras de criptomonedas, por lo que se sospecha de la existencia de un elevado número de mineros clandestinos.

En este sentido, el gobierno de Kazajistán ha cambiado su enfoque hacia la criptominería, inicialmente favorable a la misma y favoreciendo su posición como segundo mayor productor de Bitcoin. Ahora, defienden que el exponencial crecimiento de la minería ha impulsado sustancialmente la demanda de electricidad, la cual se genera principalmente mediante carbón y gas, lo que no es tolerable.

Por otro lado, diversos expertos en energía señalan que el problema se debe a un sistema energético deficiente que no estaba preparado para el aumento de la demanda.

Las regiones de Kazajistán con mayor demanda de electricidad, de hecho, son las zonas industriales del norte, como Pavlodar y Karaganda.

Este mes de noviembre, dos de las principales plantas de producción se vieron afectadas por el mal tiempo y la caída en la producción superó el consumo estimado relacionado con la criptominería, que no supera 1 GW, según KEGOC, la principal compañía eléctrica del país. Las nevadas y las heladas afectan habitualmente a la generación de energía y las líneas de suministro durante el invierno en Kazajistán.

Alrededor del 70% de la electricidad de Kazajistán es producida por plantas de carbón. Esta proporción ha disminuido desde alrededor del 81% en 2013, pero aún indica una dependencia estructural de este combustible fósil, del cual el país empieza a tener escasez.

Dado que los precios del carbón han aumentado, Kazajistán ha tenido pocos incentivos para reducir las exportaciones y satisfacer mejor la demanda interna. Así mismo, el carbón que exporta Kazajistán es el de más alta calidad, mientras que internamente las plantas del país utilizan carbón de baja calidad. De este modo, el aumento de la demanda ha significado que incluso el carbón menos eficiente se haya vuelto escaso, alcanzando ya los 42 dólares por tonelada a medida que se acerca el invierno.

A raíz de la situación, el gobierno aplicará una regulación más estricta para los mineros de criptomonedas, para según las autoridades evitar tener que comprar más electricidad a Rusia.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: