La invasión rusa de Ucrania ha reconfigurado el mercado mundial del petróleo, con proveedores del norte de África interviniendo para satisfacer la demanda europea y Moscú, afectado por las sanciones occidentales, llevando su crudo a Asia.

La situación actual supone la mayor revolución por el lado de la oferta desde el desarrollo del fracking en EE.UU. hace ya una década y probablemente Rusia podrá sortear la hipotética prohibición de la importación de petróleo de la Unión Europea siempre que Asia y especialmente China sigan aumentando sus compras de crudo. Por tanto, salvo que los países occidentales hagan presión sobre los compradores asiáticos, Rusia podría sortear la pérdida de sus principales clientes.

Las sanciones impuestas por parte de la UE, EE.UU. y sus aliados a las importaciones de petróleo y otras materias primas han llevado al gigante ruso a alejarse de Occidente y reorientar sus exportaciones a cambio de grandes descuentos, con China e India como principales beneficiarios.

Las exportaciones rusas volvieron a los niveles previos a la invasión en abril, según datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA) y los precios del petróleo se han estabilizado en torno a los 110 dólares después de alcanzar un máximo de 14 años por encima de los 139 dólares el barril el pasado marzo.

Por otro lado, EE.UU., la UE y Reino Unido han prohibido que los barcos de pabellón o propiedad rusos hagan escala en sus puertos, por lo que las exportaciones a Asia procedentes de Rusia se están haciendo vía transferencia entre buques en alta mar, lo que también conlleva un riesgo climático. No obstante, los volúmenes transportados por mar son solo una parte de las exportaciones totales de Rusia. Incluyendo los suministros a través de oleoductos, las exportaciones totales de crudo y aumentaron a unos 8 millones de barriles diarios en abril, volviendo a cifras anteriores a la invasión.

Para compensar la pérdida de petróleo ruso, las refinerías europeas han recurrido a las importaciones de crudo de África occidental, que aumentaron un 17% en abril en comparación con el promedio de 2018-2021. A su vez, los volúmenes de crudo de África occidental a la India se han reducido casi a la mitad.

Esta cifra se queda por debajo del crudo procedente del norte de África, que ha aumentado en un 30% desde el pasado mes de marzo.

Dentro de esta reorganización del suministro europeo, EE.UU. también ha aumentado sus exportaciones a Europa, en torno al 15% desde el pasado marzo.

Con el tiempo, veremos si Europa ha sido capaz de eliminar su dependencia de las importaciones de energía rusas y, en tal caso, a qué coste. Lo que sí está claro es que estamos siendo testigos de cómo el mundo evoluciona hace un orden multilateral dividido en bloques.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: