Alimentos de España: camino a Canadá

Maple Red 3. Foto de Daleus en Flickr, CC BY 2.0

Fuera de los mercados comunitarios, Canadá es uno de los principales compradores de productos hortofrutícolas producidos en España, aún con la intensa competencia de los productos frescos de EEUU, México, y en menor medida, de varios otros países de América Latina.

Sin embargo, la próxima ratificación del Acuerdo Integral de Economía y Comercio Canadá-UE para 2016, y el interés mostrado por el país en reducir su dependencia del comercio con su vecino del sur, abrirán la puerta de este mercado a un gran número de empresas españolas

Aunque con una población bastante reducida en relación a su tamaño, Canadá sin embargo, contiene un gran segmento de mercado de compradores cosmopolitas, con un poder adquisitivo generalmente elevado (aunque relativamente cuidadoso en cuanto a precios) y abierto a la variedad gastronómica, en parte por la influencia de sus numerosas comunidades inmigrantes. Por otro lado, otros factores como el rápido envejecimiento de la población, y el aumento de la preocupación por una nutrición saludable, influyen también en el interés por una alimentación variada y sana.

Naturalmente, para introducir y comercializar alimentos, el gobierno nacional de Canadá y los gobiernos provinciales imponen numerosos requisitos nacionales y provinciales sobre los productos, a fin de garantizar su seguridad e inocuidad tanto para la salud de los consumidores como para el ecosistema canadiense. Los principales organismos encargados de regular y hacer cumplir estas normas son:

  • la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá, CBSA-ASFC, que controla la entrada de productos, y junto con la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos se encarga de los controles fitosanitarios de los productos, incluyendo su embalaje; también proporciona en su web información para determinar los aranceles a pagar por los productos según su clasificación.
  • La Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos, CFIA-ACIA, que controla que el etiquetado e información de los productos sea veraces y exactos para su comercialización, y vigila la salud de los animales vivos y la protección del ecosistema nacional ante enfermedades exóticas de plantas y animales a través de la División de Protección Vegetal.
  • El Ministerio de Sanidad de Canadá, Health Canada – Santé Canada, encargado de velar por la seguridad e inocuidad de los alimentos, mediante la evaluación de riesgos presentes en su origen, su producción, aditivos permitidos, e información de nutrientes y alérgenos en el etiquetado; la Agencia Reguladora del Control de Plagas de este organismo, por su parte, establece los límites máximos de residuos de plaguicidas y medicamentos veterinarios permitidos en alimentos.
  • el Departamento de Asuntos Exteriores, Comercio y Desarrollo, DFATD-MAECD, que regula, entre otras categorías, las importaciones de ciertas mercancías agrícolas como el trigo, cebada y sus productos, lácteos, carnes, huevos, productos azucarados y otros. Conviene destacar que los sectores de producción de carnes, productos avícolas, pesqueros y lácteos de Canadá son muy fuertes, reconocidos por su alta calidad, y cuentan con una significativa protección del gobierno ante la oferta del exterior.

Adicionalmente, ciertas categorías requieren notificar a las autoridades competentes, como en el caso de las importaciones de productos del mar (se requiere notificar al Ministerio de Pesca y Océanos), o bien contar con aprobación de organismos encargados en cada provincia; es el caso de las importaciones de vinos, cervezas y destilados, entre otros. En general, es preciso tener en cuenta que la legislaciones regionales imponen numerosas complicaciones y barreras para el movimiento de todo tipo de mercancías, y el comercio interno entre provincias.

Igualmente, es preciso que el comprador en Canadá cuente con una licencia de importación de la CFIA – ACIA, o bien ser miembro de la Corporación de Solución de Controversias Sobre Frutas y Hortalizas (DRC) en el caso de importar hortofrutícolas, según lo establecido por la Ley de Permisos para la Importación y Exportación.

No cumplir con las pautas establecidas por estos organismos puede desembocar en el impedimento de entrada o decomiso del envío por parte de las autoridades. A modo de introducción, se incluye un resumen breve de estas pautas a tener en cuenta.

Requisitos generales de etiquetado

La Ley de Alimentos y Fármacos (FDA – LAD) y la Ley de Envasado y Etiquetado para el Consumidor (CPLA – LEEPC) establecen las normas para la representación correcta y veraz de los productos, indicando el nombre estipulado para el producto según su naturaleza (ej: mermelada de naranja).

Igualmente, regula los eslóganes o aseveraciones de márketing permitidas (como los beneficios nutricionales de un determinado alimento, artículos bajos en sodio, etc.; está prohibido incluir en el etiquetado que el producto contribuye a tratar y/o curar enfermedades). Los productos envasados deben presentar información exacta y detallada de la empresa, lugar de fabricación / país de origen, peso y cantidad de producto en el envase, y todos los ingredientes, posibles alérgenos y sustancias (conservantes, aditivos, colorantes y/o sabores artificiales) utilizadas en la elaboración del producto, procedencia de los mismos, y otros datos como caducidad, instrucciones de almacenamiento y tabla de información nutricional.

Toda esta información deberá aparecer siempre en inglés y francés (al igual que otros documentos comerciales como facturas, formularios de pedido, etc), utilizando el sistema métrico y las dimensiones y tipo de letra estipulados por la Reglamentación de Empaquetado y Etiquetado de Productos para el Consumidor C.R.C., c. 417. Adicionalmente, ciertas categorías de alimentos (como los productos procesados, alimentos infantiles, bebidas alcohólicas y otros) están sujetas a requisitos específicos; los productos que no cumplan con estas normas de etiquetado pueden ser retirados de la venta por la CFIA, con todos los costos que ello conlleva para el fabricante.

Productos orgánicos

Los productos orgánicos (95% o más de su composición debe ser están sujetos a los requerimientos del Canada Organic Regime / Régime Bio-Canada, y deben contar con un certificado expedido un organismo acreditado por la CFIA, para certificar productos como orgánicos, o en el caso de los productos de importación, por una entidad competente en el país exportador reconocida mediante un acuerdo comercial establecido sobre productos orgánicos; la lista de organismos reconocidos para la certificación orgánica en la UE puede consultarse en la web de la CFIA: inspection.gc.ca

Hortofrutícolas

Debido a los duros inviernos, Canadá debe adquirir en el exterior más de la mitad de la fruta y verdura consumida en el país. Sin embargo, como se ha indicado anteriormente, las empresas en este sector se enfrentan a una intensa competencia por parte de los principales socios comerciales de Canadá, EEUU y México, además de varios otros países de América Latina (entre los más destacables, Brasil y Colombia).

Todos los productos frescos deben cumplir con las normas sanitarias y niveles máximos permitidos de residuos de pesticidas, estipulados por el Reglamento de Frutas y Vegetales Frescos y el Reglamento de Alimentos y Fármacos. Algunas frutas y verduras – como las frutas de hueso – también deben cumplir con normas de calidad para su comercialización, incluyendo en algunos casos (principalmente raíces y tubérculos) el tamaño estándar establecido para el envase. Adicionalmente, algunos productos están sujetos a inspección y certificación por la CFIA.

Lácteos

Como ya se ha indicado antes, la industria láctea canadiense cuenta con una considerable protección frente a los productos extranjeros; para los quesos extranjeros en particular existen aranceles muy elevados y cuotas de importación. A fin de poder optar a un arancel menor, es preciso contar con un permiso de importación para diversos tipos de productos lácteos.

Adicionalmente, las importaciones de productos lácteos deben provenir de países reconocidos por la CFIA como libres de fiebre aftosa del ganado (es el caso de importaciones procedentes de la UE), o bien aquellos en los que la CFIA tiene conocimiento de la infraestructura de inspección, y contar con un certificado de salud animal para la exportación. Las estipulaciones para la composición y estándares mínimos de calidad para algunos productos se recogen en la normativa para productos lácteos: Dairy Products Regulations / Règlement sur les produits laitiers.

Carnes

Por razones de salud pública, solo se admite la entrada de productos cárnicos procedentes de una lista de productores aprobados, localizados en países extranjeros elegibles, que puede consultarse en la web de la CFIA. Por otro lado, la Ley de Inspección de Carnes exige para los productos importados un Certificado Oficial de Inspección de Carnes para su despacho en aduana.

Pescados y productos del mar

Todos los productos pesqueros de importación están sujetos a inspección según lo establecido por el Fish Import Program / Programme d’importation du poisson; si los resultados de una inspección indican que el producto no cumple con las normas canadienses de prevención de riesgos por contaminantes, descomposición, toxinas, patógenos o medicamentos en el caso de piscifactorías, tanto el producto como la empresa productora se incluyen en la base de datos MIL / LIO, una lista de inspección obligatoria, a fin de llevar un control sobre las empresas con antecedentes de incumplimiento de las normas canadienses.

Bebidas alcohólicas

En el caso de vinos, cervezas y bebidas alcohólicas (cualquier bebida con una graduación alcohólica de 1,1% en adelante), conviene tener en cuenta que su importación y comercialización se encuentran bajo un riguroso control por parte de las agencias gubernamentales de cada provincia. Sin embargo, varias de estas entidades de propiedad estatal están entre los mayores compradores de bebidas del mundo, y su actividad constituye una fuente significativa de ingresos anuales para la tesorería de la región.

En general, son estas entidades quienes deciden que productos se pondrán a la venta en su respectivo mercado, a través de un proceso de presentación para subasta pública, que impone una serie de requisitos y objetivos de venta dentro de un determinado plazo a las empresas productoras.

Cada jurisdicción tiene sus propias leyes sobre la venta, etiquetado y distribución de bebidas, y es necesaria la autorización de la comisión de bebidas alcohólicas de cada provincia, tanto para la importación como para el comercio entre provincias. Con pocas excepciones, los vinos, cervezas y destilados (en especial los últimos) se distribuyen al público a través de una red de distribución gestionada por cada gobierno provincial, o bien a tiendas de propiedad privada, bares, discotecas y restaurantes.

Las excepciones se aplican principalmente a vinos y cervezas de producción nacional, los cuales en diversos casos pueden ser vendidos al público por minoristas privados mediante acuerdos similares a la franquicia, o bien se permite la venta desde bodegas y cervecerías nacionales a bares y restaurantes. La provincia de Alberta es la única en en donde la venta minorista de bebidas alcohólicas está en manos privadas – no obstante, la comisión de bebidas de esta provincia mantiene un monopolio sobre la distribución al por mayor de vinos, cervezas y destilados.

¿Has trabajado ya con el mercado canadiense? Te invitamos a compartir tus experiencias con otros emprendedores globales.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: