Señales - foto de Pablo Cantero. Todos los derechos reservados.

Señales – foto de Pablo Cantero. Todos los derechos reservados.

Como es natural, en Emprendedor Global somos firmes creyentes en los beneficios de una internacionalización bien llevada, los cuales superan con mucho las desventajas; con todo, no queremos pasar por alto los escollos de naturaleza política, administrativa o socioeconómica que nos pueden hacer naufragar lejos de casa.

Tampoco pretendemos ser alarmistas: para bien o para mal, el mundo tiende cada vez más a la interdependencia económica, y a pesar de lo que pueda parecer, por cada país que sale en las noticias a por sucesos turbulentos, varios otros están experimentando una estabilización de su entorno político y social, y una disminución de los riesgos para el emprendedor.

En general a los gobiernos, hasta aquellos que no son conocidos precisamente por su transparencia y receptividad hacia la influencia extranjera (real o imaginada), simplemente no les queda mas remedio que terminar por aceptar el rol del comercio y la industria internacional como pieza clave del desarrollo.

Una vez dicho esto, también es cierto que con el tiempo, los que un día fueron amigos con intereses en común podrían dejar de serlo, y viceversa, cambiando así el entorno para las empresas; a esto se añade una lista de problemas por resolver en muchos nuevos mercados, algunos de los cuales enumeramos más adelante.

Por otra parte, no hará falta decirte que, si te sientas a esperar a que un determinado mercado llegue a cumplir con las condiciones de desarrollo a las que estás acostumbrado/a, como un entorno apacible y estable, facilidad para hacer negocios (tal como la entendemos), etc., cuando por fin te decidas te encontrarás con muchos otros competidores firmemente establecidos, con experiencia, músculo, y la creatividad necesaria para enfrentar y sacar partido de las peculiaridades del entorno, con quienes tendrás que pelearte por una menor cuota de mercado.

Nuestro equipo de colaboradores está acostumbrado a oír cosas como: ‘Si me hubiera dejado amilanar por todo lo que se oye de Región X, nunca habría ido hasta allí, ni habría conocido a varios de mis mejores clientes y contactos’.

Recuerda que los medios nos dan sólo una parte de la imagen, que suele ser la que más vende; aún así, no queremos tampoco pasar estos aspectos por alto – para ello dividimos la lista en dos entregas: visítanos la próxima semana para la segunda parte.

Riesgos políticos – los más graves (y afortunadamente, los menos habituales).

Una de las situaciones más extremas en las que se puede ver una empresa en un entorno políticamente inestable y hostil es la expropiación, es decir, la transferencia coactiva de los bienes al estado, el cual debe dar algún tipo de indemnización a cambio de aquellos; un ejemplo no muy lejano en el tiempo es la nacionalización de los activos del Grupo Santander en Venezuela en 2008.

Un paso más allá está la confiscación, es decir, la incautación de bienes de la empresa por parte del estado sin derecho a ningún tipo de compensación.

Como ejemplos mas sobresalientes en la historia moderna están el decomiso de bienes y nacionalización de empresas tras la revolución cubana, y la incautación de propiedades pertenecientes a la comunidad de origen indio y su expulsión de Uganda durante el gobierno de Idi Amin.

Con el tiempo, se ha visto que el resultado habitual de éstas medidas ha sido el desmoronamiento de la competitividad de las empresas y de la mano de obra, con consecuencias desastrosas para la economía del país; por lo tanto, este riesgo ha ido disminuyendo.

Es más habitual, sin embargo, que los gobiernos implementen medidas menos drásticas para que una parte de control de una empresa extranjera esté en manos nacionales, como exigir el cumplimiento de ciertas cuotas de ciudadanos del país de acogida como trabajadores o en cargos de alta dirección, o conceder mayor peso a las decisiones tomadas por éstos; la manufactura local de componentes y productos de la empresa; o bien una porción de los beneficios de las ventas de exportación como requisito para las operaciones.

Otra situación de riesgo para el emprendedor poco común, aunque esté acaparando portadas en la actualidad, son las sanciones económicas como el embargo; en el momento de publicarse esto, está aún por medirse el pleno alcance de las consecuencias de situaciones como el fuego cruzado de sanciones y represalias comerciales entre los países de la UE y otros, y Rusia de 2014.

En otras ocasiones, los problemas no provienen del entorno de acogida, sino de los malos vecinos; un ejemplo de esto es Corea del Sur, un país estable con una economía en pleno avance en el que, sin embargo, las amenazas y pataletas periódicas de su aledaño al norte tienen repercusiones para todos.

Inseguridad dentro y fuera de internet.

Muchos países emergentes y con una población muy joven tienen por resolver problemas más o menos graves de inseguridad ciudadana originada en la pobreza; esto suele ir acompañado de un ineficiente sistema de leyes y mantenimiento del orden público.

Un paso más allá en el nivel de riesgos para el emprendedor están las situaciones de crimen organizado y violencia de raíz ideológica, relacionadas con el tráfico de sustancias y productos ilegales.

En algunos casos, la delincuencia puede suponer un gran coste operacional, en la forma de entrenamiento y gestión de riesgos para el personal, vigilancia privada, seguros, y pérdidas de equipamiento y material, especialmente en situaciones como las descritas arriba, en las que el riesgo de secuestro de trabajadores y ejecutivos extranjeros es alto, llegando en ocasiones a niveles extremos de ensañamiento.

De ahí la importancia de llevar a cabo una concienzuda evaluación de riesgos, y la elaboración de planes de contingencia.

No tener una presencia activa en internet es un lujo obsoleto que ninguna empresa que piense seriamente en su supervivencia puede permitirse; si decides introducirte en mercados emergentes, no caigas en el error que cometen muchos, que subestiman el alcance de este medio en la población local, o los conocimientos y sofisticación en materia de TI de sus ciudadanos.

La empresa y la ciudadanía: activismo y grupos de interés. Sensibilidades culturales y/o políticas.

Otro tema que todo emprendedor global debe ocuparse de investigar a fondo son los fundamentos de las manifestaciones ciudadanas en contra de empresas extranjeras, o que de alguna manera impacten en su actividad aunque busquen otros objetivos; como ejemplo de lo último, los sucesos de la Primavera Árabe, o las protestas en Brasil a raíz de la celebración de la Copa del Mundo 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

Estos factores van desde los más habituales, como los sentimientos de nacionalismo y de invasión cultural, preocupación por el coste social y/o medioambiental de determinadas operaciones, hasta temas que pueden resultar bastante inesperados para el extranjero inexperto, como las sutilezas de la cultura, religión y costumbres de la zona; algo tan sencillo como optimizar el nombre y otros distintivos de tu marca de acuerdo a tu público objetivo puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Investiga a fondo, prepárate para lo inesperado.

De nuevo, no es nuestra intención reforzar la impresión que tienen muchas pequeñas empresas de la internacionalización, que ven como algo prohibitivamente complicado y sembrado de peligros: un coto de caza mayor apenas accesible a los pesos pesados del comercio. Sí queremos, sin embargo, recordar ciertos factores de riesgo que todo Emprendedor Global debe estudiar y evaluar en sus planes de internacionalización.

Para ello dividimos este artículo en dos entregas – no te pierdas la continuación de éste post la próxima semana: Riesgos del entorno y el emprendedor global – sobre las empresas y el activismo ciudadano, barreras legales, y claves a tener en cuenta para introducirte en el mercado y mantenerte una vez allí.

¿Con que riesgos de este tipo te has topado como emprendedor global? ¿Cómo los afrontaste? Comparte tu experiencia con los demás.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: