Mercados de Centroeuropa

Praga. Foto: Pablo Cantero

Los últimos datos económicos de los mercados de Centroeuropa ofrecen un panorama interesante a empresas españolas capaces de aportar productos competitivos en precio e innovación, particularmente en equipos y maquinaria, químicos, industria de la alimentación, transporte y logística, soluciones en sostenibilidad y gestión eficiente de recursos, y aquellas relacionadas con el creciente sector turístico, de comercio al por menor y servicios a pequeñas y medianas empresas.

A los datos positivos de crecimiento de la zona, hay que agregar una gran tradición industrial, situación estratégica para el transporte y las comunicaciones, una fuerza de trabajo productiva y bien capacitada, costos reducidos, y sólidas relaciones comerciales con varios de los mercados más poderosos de la región. Por otra parte, buena parte del crecimiento de la economía en los últimos años es vulnerable a los vaivenes económicos de Europa, y es también previsible que la cercanía de la crisis de Ucrania, las relaciones UE-Rusia, y la prolongación del veto ruso a los productos agroalimentarios impacten en la economía, la confianza de los consumidores, los precios y el suministro de energía y materias primas desde Rusia.

Eslovaquia, una de las economías de más rápido crecimiento en la Eurozona, impulsada significativamente por su gran producción industrial y la actividad de pequeñas y medianas empresas, presenta numerosas oportunidades para la cadena de suministro en varios sectores.

Además de la producción de vehículos, equipamiento y maquinaria para el transporte, fundamentales en la economía y exportaciones del país, conviene destacar la producción de acero y aluminio, electrodomésticos, TI y la creciente industria turística como sectores de interés para la inversión; a esto hay que agregar diversas inversiones previstas para el desarrollo de la infraestructura ferroviaria y vial, el suministro de agua potable, gestión sostenible de aguas residuales y desechos sólidos, y eficiencia energética, parcialmente financiados por la UE.

Entre los puntos débiles del mercado eslovaco, cabe destacar que continúa siendo un mercado sensible al precio, además de padecer una elevada y persistente tasa de desempleo; sin embargo, la reciente tendencia al descenso del paro y el incremento de la renta disponible abre oportunidades para bienes de consumo y productos de gama media y alta. Por otra parte, la burocracia, corrupción y falta de transparencia en los organismos de gobierno y en las empresas de propiedad estatal plantean aún varias dificultades para la actividad empresarial.

Eslovenia

La mas pequeña de las economías del grupo vuelve a recuperar dinamismo tras perder terreno durante la crisis global y una significativa bajada del consumo interno debida, entre otros motivos, al descenso en las exportaciones a los principales socios comerciales de la UE, unido a la contracción del crédito y las políticas de austeridad implementadas. Igualmente, permanecen notables diferencias regionales en ingresos y una alta tasa de desempleo, aunque esta última muestra una tendencia al descenso.

No obstante estos factores, conviene considerar las perspectivas ofrecidas por sectores clave de la economía eslovena: las industrias metalúrgica y maderera, componentes para maquinaria y equipos, productos químicos, farmacéutica, electrónica, manufactura de alta tecnología y el fomento de la industria turística, un sector que crece en importancia dentro de la economía del país. A esto es preciso agregar la ventaja proporcionada por el puerto adriático de Koper, y oportunidades derivadas de los proyectos apoyados por fondos de la UE para la modernización y mantenimiento de infraestructuras de transporte, iniciativas de educación y formación, y apoyos para el suministro energético, particularmente en energías renovables.

Hungría

Destacable por su producción de vehículos de gama alta, materiales de construcción, maquinaria y equipos, sumado a una situación geográfica idónea para la producción de alimentos y la industria turística. La economía húngara muestra resultados muy saludables en producción y exportación, contribuyendo al descenso en la elevada tasa de desempleo; ésta circunstancia, sumada al aumento de la confianza de los consumidores, incremento de la renta disponible y una inflación reducida contribuyen a crear un entorno favorable para incentivar el consumo interno.

Los resultados positivos de las medidas fiscales adoptadas contrastan con una gran dependencia de la financiación exterior, y una deuda externa muy elevada que expone a la divisa nacional a la depreciación. Por otro lado, un problema persistente de corrupción institucional, políticas populistas del actual gobierno, y la falta de transparencia de los organismos plantean numerosas dificultades en entorno de negocios, particularmente para la actividad de las empresas extranjeras.

Como sectores de oportunidad para empresas, cabe destacar la agricultura y producción alimentaria, procesado y envasado de alimentos; producción de artículos electrónicos y electrodomésticos, TI, software, biotecnología, industria farmacéutica, sector sanitario, logística y transporte. Otros proyectos de inversión ofrecen oportunidades para el desarrollo de energías limpias y la modernización del suministro y las plantas generadoras existentes (hidrocarburos), suministro eficiente de agua potable, y gestión sostenible de aguas residuales y de desechos sólidos.

República Checa

La economía checa, orientada en gran medida al exterior gracias a su industria automovilística, vuelve a ganar impulso con la recuperación de sus mayores mercados de exportación en la Eurozona, posicionándose como una de las economías de más rápido crecimiento en la UE. La confianza de los consumidores y el gasto de los hogares gana terreno en la actividad económica del país, lo cual hace previsible un incremento en la demanda de bienes de consumo, alimentos y bebidas.

No obstante los escándalos de corrupción más recientes, en general el país ofrece una elevada seguridad institucional y un marco adecuado para la actividad empresarial. Entre los sectores más dinámicos y de mayor interés están la producción de automóviles – mas de las tres cuartas partes se destinan a la exportación –, maquinaria y equipamiento de transporte, materias primas y químicos; el desarrollo e innovación en biotecnología es de interés prioritario para el gobierno checo. Igualmente, el sector turístico y de servicios se encuentran en pleno auge, y el sector de producción textil gana terreno.

Polonia

Una de las pocas economías que logró eludir la recesión de la última década, Polonia destacó por ser el único país europeo en crecer en el momento más bajo de la crisis global, gracias a una combinación de un gran mercado interno – el mayor de este grupo de países –, una economía diversa que no depende especialmente de un sector exportador, estabilidad política, buenas conexiones con los países de la zona – destacable entre éstas los grandes puertos bálticos de Gdańsk, Gdynia y Świnoujście-Szczecin – y entorno en general propicio para los negocios.

Al contrario que otras economías de la zona, Polonia optó por impulsar la demanda interna mediante la reducción de impuestos, y mayor gasto público. No obstante, un persistente problema de desempleo estructural, salarios bajos y precariedad laboral ha empujado a muchos profesionales, especialmente jóvenes, a la búsqueda de trabajo en el exterior. Además, existen notables disparidades de renta entre regiones, y una burocracia ineficiente y opaca que complica la actividad de las empresas.

Además de destacar en diversos sectores de producción – entre ellos, maquinaria, herramientas y equipos; madera, alimentos, textiles, moda y cosméticos – Polonia es uno de los principales centros de investigación y desarrollo tecnológico y científico en la región; existen oportunidades en especial para la importación de productos farmacéuticos, equipos médicos e insumos para el sector sanitario. Cabe destacar también las grandes inversiones en la red ferroviaria, dentro de los objetivos propuestos para 2020 de conectar las principales ciudades mediante trenes de alta velocidad; para ese mismo año se han fijado también metas para el incremento de la producción de energías renovables y la diversificación de las fuentes de energía, con énfasis en la generación de energía eólica, hidroeléctrica, biomasa y biogas, así como la modernización de las centrales existentes.

¿Ha realizado negocios en mercados centroeuropeos? Le invitamos a compartir su experiencia con otros emprendedores globales en nuestro blog: emprendedorglobal.info


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: