Aprender chino y el comercio internacional

Gran Muralla. Foto: Pablo Cantero

Desde hace al menos una década, aprender chino es el nuevo “aprender inglés” como requisito sine qua non para el éxito en el comercio exterior: el chino mandarín es la llave para acceder tanto al inmenso y dinámico mercado de China, como a un porcentaje significativo de la actividad económica del sureste asiático, sin olvidar el creciente número de nuevos clientes chinos en el exterior repartidos entre turistas, estudiantes, empresas y comunidades de residentes chinos en todo el mundo.

Una vez dicho esto, a pesar del papel de China en la economía mundial, muchos opinan que es muy improbable que el chino alcance la popularidad y difusión del inglés como lingua franca del comercio exterior y los negocios; esto se debe a que para muchos aprender chino es una tarea dura, que requiere una gran inversión de tiempo y esfuerzo para alcanzar cierto nivel, y a la falta de ocasiones para practicar con regularidad; compárese, por ejemplo, con la hegemonía del inglés en la cultura popular, una de las vías más accesibles y eficaces para aprender y mantener un idioma.

En la mayoría de los casos, todos estos factores dificultan obtener fluidez y un verdadero dominio del idioma. No obstante, para quienes asumen el reto de aprender chino, los principales beneficios materiales incluyen:

  • acceso y comunicación directa con contactos en el país más poblado del mundo y la segunda economía en importancia mundial, en gran medida impulsada por el comercio internacional. En un entorno de negocios como el de China, en el que existe una intensa competencia, en donde establecer guanxi (contactos e influencias) es imprescindible para el éxito en los negocios, y en el que las negociaciones y procedimientos pueden alargarse mucho, el conocimiento del idioma es una herramienta fundamental.
  • Diversos estimados establecen el número de hablantes nativos de mandarín estándar, o Pǔtōnghuà (lengua común), entre 848 millones – según los datos publicados por Lewis, M. Paul, Gary F. Simons, and Charles D. Fennig en ethnologue.com – hasta sobrepasar los 1.100 millones según varias otras fuentes. Incluso tomando como referencia la cifra más baja, cabe destacar que ésta supera las poblaciones de hablantes nativos de inglés, francés y español juntas.
  • El mandarín es el idioma oficial establecido para la comunicación por todo el territorio nacional chino, utilizado en los medios, la administración pública y la enseñanza escolar.
  • Es también la lengua oficial de Taiwán, y una de las cuatro lenguas oficiales de Singapur. Adicionalmente, es hablada por las comunidades chinas afincadas por todo el mundo, y notable por su relevancia en países del sureste asiático que albergan comunidades chinas y taiwanesas, con frecuencia muy activas y prominentes en el tejido empresarial de la región.
  • Cada vez más personas de otras nacionalidades se dedican a aprender chino o lo hablan como segunda lengua, particularmente en la región Asia-Pacífico.
  • El chino es la segunda lengua más utilizada en internet, según datos de Internet World Stats. Según una medición del British Council utilizando datos de la Unesco, el chino es también el segundo idioma en el que más libros se publican.

Para quienes estén interesados en el aprendizaje del chino aplicado al comercio exterior, vale la pena señalar la importancia de las lenguas regionales en la sociedad china. Con la imposición del uso del chino mandarín estándar, el gobierno realizó grandes esfuerzos para desincentivar el uso de los dialectos locales en espacios públicos, a fin de facilitar la comunicación interna y crear una identidad nacional, con resultados más o menos desiguales; por ello, es preciso tener presente el papel cultural y económico del wu y el cantonés, los dos dialectos mayoritarios después del mandarín, hablados en las regiones del país más pobladas y prósperas, y muy arraigados como parte de la identidad cultural, un factor que no conviene ignorar.

El chino wu, un grupo de dialectos relacionados que conforman la rama del idioma chino más extendida después del mandarín, abarca principalmente la municipalidad de Shanghai (el dialecto shanghainés es una de las variantes del wu más utilizadas) y las provincias costeras de Zhejiang y Jiangsu. Aunque carecen de forma escrita (se hablan de manera informal en el entorno cotidiano), los dialectos wu en su conjunto cuentan con alrededor de unos 80 millones de hablantes.

El cantonés, la variante más hablada de la rama del chino yue de las provincias de Guangdong y Guangxi, es el tercer dialecto de China con más hablantes (alrededor de 55 millones), localizados principalmente en Guangzhou, Hong Kong y Macao, así como en diversas comunidades chinas afincadas en el sureste asiático, Europa y Norteamérica.

Al igual que el wu, el cantonés es la lengua china de uso común en una de las regiones del país más dinámicas y con mayor peso en la economía y comercio internacional; por otro lado, el cantonés es el idioma utilizado por el gobierno de las RAEs de Hong Kong y Macao, en educación, negocios y en los medios regionales.

¿Has decidido aprender chino para fines de negocios o de avance profesional? Comparte tu experiencia con otros emprendedores globales.

 


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: