La responsabilidad por un defecto del producto que resulta en daños recae en todos los vendedores del producto dentro de la cadena de distribución.

Cuando hablamos de la responsabilidad del producto hacemos referencia a que un fabricante o vendedor es legalmente responsable tras colocar un producto defectuoso en las manos del consumidor.

No todos los defectos son peligrosos, pero cuando la salud y seguridad del consumidor están en riesgo o los consumidores han sufrido lesiones como resultado de un defecto del producto, la responsabilidad del producto se convierte en un gran gasto, además de dañar la reputación de la compañía.

Generalmente, según las regulaciones que los fabricantes deben cumplir, se espera que un producto satisfaga las expectativas ordinarias del consumidor.

Cuando un producto no cumple con estas expectativas, los fabricantes y vendedores son vulnerables a las acciones legales de los consumidores.

Un producto puede ser considerado responsable por incumplimiento de contrato o por ley.

Cuando el problema de la responsabilidad del producto no pueda ser respondido por el contrato o las leyes vigentes, se hace foco en el derecho internacional privado para llenar los vacíos.

La responsabilidad civil derivada del producto cubre demandas para resolver reclamaciones de daños o disputas debido a negligencia o responsabilidad estricta por parte del fabricante o los responsables del producto en cuestión.

Como resultado, los estándares de responsabilidad del producto han aumentado constantemente en la mayor parte del mundo, incluidos Europa, Asia y América del Norte.

Esto incluye estándares de evidencia, recompensa uniforme de daños y acciones punitivas.

Muchos gobiernos han aprobado legislación para limitar la ocurrencia de responsabilidad por productos defectuosos.

Los siguientes ejemplos proporcionan una breve descripción de algunas de las medidas legislativas implementadas por varios gobiernos en todo el mundo.

1.    Unión Europea
A partir de 1977, la UE comenzó a avanzar hacia la teoría de la responsabilidad objetiva para reforzar su compromiso con un mercado común donde todos los miembros tienen leyes comunes.

El preámbulo de 1981 del Tratado de la Unión Europea establece que “únicamente el criterio de la responsabilidad objetiva del productor permite resolver el problema, tan propio de una época de creciente tecnicismo como la muestra, del justo reparto de los riesgos inherentes a la producción técnica moderna “.

Recientes sentencias del Tribunal de Justicia de la UE sobre el riesgo de la ausencia de pruebas de daño físico con respecto a los marcapasos cardíacos y desfibriladores que pertenecen a una serie defectuosa tendrán un impacto en los procedimientos de responsabilidad del producto en el futuro.

Firmado en 1985 e implementado en 1988, la Directiva de Responsabilidad del Producto responsabiliza a los productores y fabricantes de los daños causados por defectos del producto.

La legislación solo se aplica a los productos puestos en el mercado desde el momento en que se promulgó la directiva. La Directiva establece un estatuto de 10 años y compensa al fabricante (por defecto) en 70 millones de euros.

2.    EE UU
La mayoría de las leyes de responsabilidad del producto se promulgan a nivel estatal y, si bien varían de estado a estado con respecto a los estándares de la prueba, desde la década de 1960 la mayoría se basan en responsabilidad estricta en lugar de demostrar la negligencia del fabricante.

Bajo la teoría de responsabilidad estricta, el fabricante, independientemente de si causó o no el defecto, es responsable de un producto defectuoso y debe pagar o compensar a las partes perjudicadas. No hay límite de responsabilidad del fabricante hasta la fecha.

3.    Australia
Reemplazando los principios de derecho común de responsabilidad civil que habían regido la indemnización por pérdida o daños por defectos del producto, la ley de responsabilidad del producto de Australia promulgada en 1992 se asemeja mucho a la directiva de la UE de responsabilidad objetiva.

Hay un plazo de prescripción de 20 años en la legislación australiana, así como directivas para que la Comisión de Prácticas Comerciales adopte medidas representativas en nombre de los consumidores.

4.    Taiwán
En 1994, Taiwán impuso una ley de responsabilidad estricta para reemplazar las leyes existentes basadas en la negligencia que exigían que las partes perjudicadas probaran que el fabricante era culpable o negligente.

Responsabilidad global: leyes sobre productos defectuosos en el mundo

Responsabilidad global: leyes sobre productos defectuosos en el mundo

5.    Japón
El 1 de enero de 1995 entró en vigor la Ley de Responsabilidad del Producto de Japón que responsabiliza al fabricante (que también incluye al procesador y al importador) por daños a la propiedad o lesiones personales causadas por un defecto (aquí, defecto significa falta de seguridad que un producto debería proporcionar normalmente) en un producto.

En lugar de una responsabilidad estricta, la legislación de Japón proporciona a los fabricantes una defensa sobre la base de no conocer el defecto cuando se vendió el producto.

Japón también establece un límite de reclamación de 3 años desde el momento de la lesión para que las partes perjudicadas busquen compensación.

Del mismo modo, los fabricantes no se hacen responsables si han pasado más de diez años desde la entrega del producto.

6.    China
La legislación de calidad promulgada en la Ley de Control de Calidad de Productos de 1993 responsabiliza a los fabricantes, productores e importadores a mantener los estándares nacionales e internacionales para los productos y sus embalajes, y para asegurarse de que no exista un peligro excesivo para personas o propiedades.

Si se encuentra responsable, el fabricante es responsable de los daños o lesiones a las personas y la propiedad. Al igual que las leyes japonesas, las reclamaciones en China tienen limitaciones de tiempo y son defendibles si el fabricante no puso el producto en el mercado, no conocía el defecto en ese momento debido a limitaciones científicas o técnicas o el defecto no estaba presente cuando se puso el producto en el mercado.

Una importante modificación de la Ley de Protección de los Derechos e Intereses del Consumidor entró en vigencia en marzo de 2014 -la primera gran novedad en el régimen de responsabilidad civil por productos defectuosos desde la implementación de la Ley en 1994.

La Ley establece nuevas disposiciones favorables para el consumidor, revirtiendo la carga sobre el consumidor para probar la no conformidad con las garantías de calidad cuando dicha no conformidad se descubra dentro de los seis meses posteriores a la recepción de los bienes o servicios y confiriéndole un derecho de devolución dentro de los siete días posteriores cuando la compra de los bienes se realiza a distancia.

7.    Hong Kong
La única ley de seguridad de productos en Hong Kong es la Ordenanza de Seguridad de Productos para Niños y Juguetes (1993), que establece que se requiere una seguridad razonable para todos los juguetes fabricados, importados o suministrados.

Los fabricantes, importadores y proveedores deben asegurarse de que se cumplan los requisitos generales de seguridad de acuerdo con una de una serie de normas internacionales de juguetes (por ejemplo, el Estándar de Seguridad Voluntaria de Juguetes del Comité Internacional de Industrias de Juguete).

Aunque cabe la opción de que el fabricante pueda defenderse, si se determina que es responsable, la ejecución y las sanciones comienzan con una multa de 100,000 HKD y un año de prisión y crecen con cada ofensa posterior.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 pensamientos en “Responsabilidad global: leyes sobre productos defectuosos en el mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comercio Exterior

Mercado Global: cambios en el lugar de trabajo

Estamos en la era de los cambios constantes, y el lugar de trabajo está cambiando más que nunca. Hay cuatro categorías principales que están impulsando este cambio: cambio demográfico, tecnología, medioambiente y sociedad, y competencia. Leer más…

Comercio Exterior

Nueva Zelanda: número 1 para hacer negocios

Por segundo año consecutivo, Nueva Zelanda ha obtenido el primer puesto de la lista en el informe Doing Business 2018 del Banco Mundial por su facilidad para hacer negocios, por delante de otras 190 economías. Leer más…

Comercio Exterior

La Pyme Global apuesta por el e-commerce

En la era digital actual, no sorprende que las grandes empresas de todo el mundo realicen grandes inversiones en comercio electrónico. Aun así, muchas Pymes todavía se plantean preguntas sobre cómo tener éxito en el Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: