El pasado 27 de marzo, Irán y China firmaron un amplio acuerdo de cooperación comercial y de seguridad de 25 años, lo que se traducirá en un fuerte incremento del flujo de petróleo de Teherán a Pekín.

La agencia de noticias iraní Tasnim informó de que, a cambio de un mayor acceso al petróleo iraní, China prometió asistencia e inversión, principalmente en el sector energético, incluidos los combustibles fósiles, la energía renovable y nuclear.

El acuerdo, denominado Asociación Estratégica Integral, cubre una variedad de actividades económicas que van desde el petróleo y la minería hasta la promoción de la actividad industrial en Irán, así como colaboraciones en el transporte y la agricultura.

A su vez, también recoge cooperación en banca, finanzas y seguros, siendo China hasta la fecha el principal socio comercial de Irán, con un comercio bilateral por un total de 20.000 millones de dólares al año.

Sin embargo, eso es menos que los casi 52.000 millones en 2014, debido a una caída en los precios del petróleo y las sanciones impuestas por Estados Unidos en 2018 después de que Trump se retirase del acuerdo nuclear de Irán con las potencias mundiales.

Según lo suscrito por ambas partes, Pekín se compromete a invertir 400.000 millones de dólares en Irán a cambio de petróleo, a la vez que estrecharán sus lazos militares, lo que podría socavar la influencia de Estados Unidos en Oriente Medio.

China ha mantenido cierto nivel de importaciones de petróleo de Irán en los últimos años, a pesar de las severas sanciones estadounidenses que penalizan a los compradores de petróleo iraní y los incluyen en una lista negra dentro del sistema financiero internacional.

De hecho, Irán ha buscado formas muy creativas para saltarse las sanciones. Por ejemplo, muchos de los petroleros estatales del país han apagado sus sistemas de rastreo por satélite para encubrir sus envíos y también están utilizando transferencias entre barcos en alta mar para vender su petróleo en los puertos del Golfo Pérsico y partes del sudeste asiático alrededor de Malasia e Indonesia.

Recientemente, el presidente Biden se ha ofrecido a reanudar las negociaciones con Irán sobre el acuerdo nuclear de 2015 y pretende que ambos países tomen medidas sincronizadas para que Irán cumpla con los términos del acuerdo, mientras que Estados Unidos levanta gradualmente las sanciones.

A esto Irán se ha negado y China lo ha respaldado, exigiendo que Estados Unidos actúe primero para revivir el acuerdo que éste rompió y levante las sanciones unilaterales que han sofocado la economía iraní.

China fue una de las cinco potencias mundiales que, junto con Estados Unidos, firmaron el acuerdo nuclear de 2015 con Irán.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: