En marzo, Estados Unidos anunció aranceles del 25% sobre las importaciones de acero y aranceles del 10% sobre las importaciones de aluminio de países como China.

En respuesta, China tomó represalias en abril con aranceles de importación del 15-25% en 128 productos estadounidenses, desde residuos y chatarra de aluminio hasta carne de cerdo, frutas y frutos secos, entre otros.

Tras la implementación de su tarifa, el presidente Trump firmó un memorando sobre la imposición de aranceles de importación adicionales a 1.300 productos chinos, con un enfoque en artículos de alta tecnología.

China respondió con un alza de aranceles sobre un valor similar de las importaciones de bienes estadounidenses, que incluyen soja, aviones y automóviles.

Este artículo analiza el impacto de las acciones arancelarias de EE. UU. Y China sobre sus economías y consumidores, y explora la posibilidad de que estas acciones se conviertan en una guerra comercial total entre las dos economías más grandes del mundo.

Impacto en las economías y en los consumidores

Los aranceles recientes de los Estados Unidos sobre las importaciones chinas se centran en los productos B2B, y la lista parece haber sido elegida con la preocupación de reducir el impacto en los consumidores que podría afectar los resultados de las próximas elecciones al Congreso.

Sin embargo, los aranceles aumentarían los precios para los consumidores indirectamente, debido a que las empresas transfieren los costos de producción más altos a los precios finales.

Desde el lado chino, los nuevos aranceles sobre las importaciones de EE. UU. afectan a un conjunto diverso de industrias como la de la soja, vehículos, productos químicos y aviones.

En respuesta a los aranceles chinos, el presidente de los Estados Unidos, Trump, amenazó que también podría aumentar los aranceles en otros cien mil millones de USD a las importaciones chinas.

Los aranceles actuales se sitúan en 12.500 millones de USD, lo que representa menos del 0,1% del PIB chino o estadounidense. Las tarifas específicas anunciadas hasta el momento tienen un macro impacto bastante pequeño tanto en que China como EE. UU., en el orden del 0-0,2 puntos porcentuales por debajo de los niveles del PIB.

Fuentes no oficiales sugieren que Estados Unidos y China iniciaron conversaciones comerciales poco después del anuncio de abril. Sin embargo, las conversaciones aparentemente colapsaron después de que Estados Unidos insistiera en que China debía reducir significativamente su apoyo a las industrias nacionales de alta tecnología.

Esto se produjo después de que los negociadores chinos ofrecieron tomar medidas para reducir el déficit comercial en 50 mil millones de USD, alentando más las importaciones estadounidenses, además de un discurso del presidente chino, Xi, que prometía reducir los aranceles de importación a los automóviles y otros productos.

Impacto en las industrias B2B

Según la lista de productos proporcionada por la administración de los Estados Unidos, las nuevas tarifas comerciales se destinan principalmente a acumuladores y equipos eléctricos, maquinaria, productos de caucho, productos químicos básicos, productos electrónicos, metales, motores y generadores, equipos de transporte e industrias farmacéuticas. Además, se incluyen algunas industrias más pequeñas, como dispositivos de medición y ensayo, armas o equipos de control industrial.

El impacto de los nuevos aranceles sobre los precios de los productos puede variar según las diferentes industrias. Es probable que se sienta el mayor impacto en los acumuladores, baterías y equipos eléctricos, así como en los productos de maquinaria industrial.

Los EE. UU. importan más de un tercio de los productos antes mencionados y una parte importante de las importaciones proviene de China. Por lo tanto, las nuevas tarifas inflarían los precios de los productos y tendrían un impacto en las industrias compradoras. En particular, las industrias de vehículos de motor, construcción, aeroespacial, maquinaria y energía sentirían el impacto más negativo.

Es probable que los nuevos aranceles tengan un impacto moderado en productos de caucho tales como llantas o cintas transportadoras, electrodomésticos para medición, productos químicos básicos y componentes electrónicos.

Los aranceles adicionales sobre los componentes fabricados en China aumentarían los precios para los compradores, sin embargo, el efecto se vería suavizado por una estructura de importación bien diversificada.

Gracias a eso, los fabricantes estadounidenses podrían reemplazar las importaciones chinas con la producción de otros países. Sin embargo, esto aún ejercerá presión sobre los precios de los componentes y alentará a los fabricantes a reevaluar sus cadenas de suministro.

En particular, los aranceles aplicados a los productos de caucho, los componentes electrónicos, los productos químicos básicos y los aparatos de medición afectarían a las industrias de vehículos de motor, productos químicos y productos electrónicos.

Por último, es probable que los nuevos aranceles aplicados a los metales, las armas, el equipamiento de transporte y los productos farmacéuticos tengan un efecto mínimo. Los productos chinos mencionados anteriormente representan una parte relativamente pequeña de la estructura general de importación y los fabricantes estadounidenses podrían reemplazar los productos chinos por importaciones de otros países.

Sin embargo, las nuevas tarifas aún podrían causar alguna perturbación en el sector de los vehículos de motor, la industria aeroespacial o la construcción. A pesar del efecto mínimo esperado en los precios de los insumos, los fabricantes aún pueden necesitar reevaluar su estructura de suministro. Además, los aranceles aplicados a algunos productos o componentes específicos en los que los costes inherentes son elevados podrían inflar los precios de los insumos para los consumidores de metales, armas, equipamiento de transporte o productos farmacéuticos.

¿Supone el comienzo de una guerra comercial?

Es improbable una guerra comercial total, puesto que China puede alcanzar la mayoría de sus objetivos en la lucha contra los aranceles a través del ataque a multinacionales estadounidenses concretas que tienen una gran presencia en China o una fuerte dependencia de los proveedores chinos.

Estas grandes multinacionales tienen poderosos grupos de presión que podrían presionar al Gobierno de los Estados Unidos para que reduzca los aranceles bajo la amenaza de acciones de represalia por parte del gobierno chino.

En este escenario, varias grandes empresas estadounidenses podrían verse gravemente perjudicadas, aunque el impacto en la economía general de los EE. UU. sería mínimo.

Además, el actuar con mayor moderación que EE.UU. podría representar ventajas políticas para China. Esto mejoraría su imagen como una potencia mundial más globalista y pro-libre comercio que eventualmente podría asumir el rol de liderazgo global de los EE. UU.

Sin embargo, los riesgos de guerra comercial han aumentado significativamente desde principios de 2018. En la llamada Trump Trade War, los aranceles bilaterales entre los EE. UU. y China crecen entre 15 y 25 puntos porcentuales.

Con esta perspectiva, en un horizonte de 3 años, el PIB real de EE. UU. disminuirá en un 1-1,5%, mientras que el PIB de China disminuiría en un 1,5-2% en relación con el pronóstico de referencia.

Fuente: Euromonitor

emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 pensamientos en “Estados Unidos – China: Efectos de los aranceles en sus economías”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Entradas relacionadas

Comercio Exterior

La Isla del Blockchain: Malta

Los gobiernos de todo el mundo se han encontrado con la necesidad de abordar la creación de políticas en cuanto a la aceptabilidad o no de las denominadas criptomonedas. Pocos son los países que han Leer más…

Comercio Exterior

Blockchain y suministro global

Después de una oleada de entusiasmo inicial, el recelo ante las criptomonedas ha disminuido en cierto modo desde diciembre de 2017. Los precios de las criptomonedas podrían estar bajo mínimos en este momento, pero algunas Leer más…

Comercio Exterior

Mercado Global: cambios en el lugar de trabajo

Estamos en la era de los cambios constantes, y el lugar de trabajo está cambiando más que nunca. Hay cuatro categorías principales que están impulsando este cambio: cambio demográfico, tecnología, medioambiente y sociedad, y competencia. Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: