El pasado febrero, el Gobierno danés dio luz verde a un proyecto para construir una isla artificial que proporcionará energía suficiente para tres millones de hogares daneses.

Se trata de la primera isla energética del mundo y tendrá el tamaño de 18 campos de fútbol (120.000 metros cuadrados), pero se espera que sea tres veces mayor y que aproveche la energía de 200 turbinas eólicas marinas.

Este proyecto será la construcción más grande en la historia de Dinamarca y tendrá un coste estimado de 210 mil millones de coronas (unos 28 mil millones de euros), con una participación pública del 50%.

En la isla, la energía eólica se convertirá en hidrógeno y posteriormente en combustible líquido, lo que resolvería dos problemas: cómo almacenar energía renovable y cómo introducirla en el sector del transporte, ya que también se pretende utilizar para barcos, aviones y camiones.

A través de la adopción por parte del gobierno danés del Acuerdo Energético de 2018 y del Plan de Acción Climática de 2019, el país se ha comprometido a una ambiciosa reducción del 70% en las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030 y a convertirse en un país neutral en emisiones de CO2 para el año 2050. De hecho, el pasado diciembre el país anunció que pondría fin a todas las nuevas exploraciones de petróleo y gas en el Mar del Norte.

Por otro lado, también se está planificando una isla energética más pequeña frente a Bornholm, en el Mar Báltico, que también suministrará electricidad a Alemania, Bélgica y los Países Bajos.

Estas dos islas artificiales forman parte de un proyecto más ambicioso que incluye otros dos parques eólicos en tierra:

Por un lado, el parque eólico de Thor, que se ubicará en el Mar del Norte y que contará con una potencia eléctrica instalada de entre 800 y 1000 megavatios para suministrar electricidad a 800.000 hogares y que cuenta con un presupuesto de más de 2.000 millones de euros y, por otro lado, el parque de Hesselø, ubicado en el estrecho de Kattegat. Con este proyecto, se pretende añadir otros entre 800 y 1000 megavatios a la red nacional de distribución eléctrica.

Actualmente, estamos siendo testigos de profundas transformaciones en el ecosistema energético en el que la Unión Europea quiere ser el líder. De hecho, el pasado noviembre el bloque anunció planes para multiplicar por 25 la capacidad eólica marina para 2050 y parece que Dinamarca tendrá una importante cuota de producción.

A día de hoy, en toda la Unión Europea, la energía eólica marina suministra 12 gigavatios, de los cuales Dinamarca suministra 1,7. La nueva isla suministrará hasta 10 gigavatios cuando esté a máximo rendimiento, junto con otros 2 gigavatios de la isla de Bornholm.

De acuerdo con los planes europeos, para 2050 todo el bloque tendría que producir 300 gigavatios.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: