Mercados Benelux para emprendedores globales

Mini Europa, Bruselas. Foto de Pablo Cantero. Todos los derechos reservados.

Los mercados Benelux merecen un cuidadoso estudio por parte de aquellos emprendedores globales capaces de ofrecer un producto o servicio con rasgos muy distintivos o innovadores; no obstante, también conviene destacar que en un mercado tan altamente saturado, sofisticado y competitivo, no es aconsejable invertir esfuerzos en ofrecer algo indistinguible de las opciones existentes.

A grandes rasgos, el trío Benelux, clave en la toma de decisiones, establecimiento de contactos internacionales, y la actividad económica y comercial de Europa, se compone de mercados muy maduros con una aversión al riesgo relativamente elevada, y poblaciones pequeñas en proceso de envejecimiento – el número total del conjunto se estima en alrededor de unos 29 millones de habitantes – ; sin embargo, esta región es también notable por su larga tradición de apertura comercial y cultural, y condiciones favorables a la inversión y la actividad empresarial.

Entre éstas, además de un relativo optimismo sobre los pronósticos de la economía, el impacto de la depreciación del euro en las exportaciones, y el incremento de la demanda interna en 2015, cabe destacar instituciones seguras y eficientes, redes de transporte y comunicación extensas y eficaces dentro de un territorio reducido, y numerosos hogares con una considerable renta y poder adquisitivo; para las empresas, existen otras razones de peso, como una cultura de negocios experta en el comercio global y en general poco complicada, y un buen perfil en la trayectoria de pagos de las empresas, con probabilidades de incumplimiento reducidas.

No obstante las modestas previsiones de crecimiento, muy expuestas a los acontecimientos de la economía mundial y en particular de la zona euro, no hay que subestimar el peso de un sector de servicios extenso, activo y dinámico, compuesto por un tejido de empresas desde PyMEs locales hasta sedes de multinacionales líderes en una variedad de sectores, y la actividad procedente de las dos entradas principales a Europa por vía marítima: Róterdam en Holanda y Amberes en Bélgica; a este aspecto hay que añadir el volumen de conexiones y carga por vía aérea de Ámsterdam-Schiphol y Luxemburgo-Findel.

Para aquellas empresas capaces de aportar soluciones novedosas, de encarar las complejidades procedentes de las diferencias culturales, o que cuenten con sólidas ventajas competitivas en cuanto al ahorro para el consumidor, rentabilidad /margen de ganancias, eficiencia medioambiental y energética, servicio y/o entrega, conviene investigar las posibilidades en estos países, e identificar a socios, clientes y competidores en los sectores de biociencias, biotecnología y cuidado sanitario, ingeniería y construcción, transporte y logística, software y sistemas de empresa, centros de datos, medios digitales y comunicación, servicios financieros, turismo y bienes de lujo.

Bélgica

Como cabe esperar del país que alberga la capital de Europa, las normas y procedimientos burocráticos requeridos para la actividad empresarial y de trabajo son muy numerosos, y requieren un cuidadoso estudio y asesoramiento local; además, las empresas deben tener en cuenta el mayor grado de autonomía regional y las diferencias culturales, lingüísticas y socieconómicas entre las distintas poblaciones, en comparación con la población más homogénea de los países del entorno. Las tensiones políticas entre las poblaciones flamenca (la mayoritaria) y valona, que alcanzaron su punto álgido en la crisis de gobierno de 2010, continúan siendo factores a tener en cuenta por su posible impacto en en la actividad empresarial y la confianza de los consumidores.

Entre otras consideraciones a destacar están el impacto fiscal del envejecimiento de su población, que sumado a la elevada deuda pública – la cual roza cada vez mas de cerca la totalidad del PIB – afecta notablemente sus previsiones de futuro; por otro lado, el alto coste de la fuerza de trabajo, en su conjunto muy bien formada y competente, desincentiva la contratación por parte de muchas empresas, dando como resultado una reducida tasa de de creación de empleo (particularmente para los jóvenes) y un impacto negativo en la competitividad. Está por verse si las reformas estructurales anunciadas por el nuevo gobierno influyen positivamente en el crecimiento y las tasas de empleo.

Buena parte de la economía belga se encuentra también muy expuesta a las fluctuaciones del euro, el desenvolvimiento económico de sus principales socios comerciales – la gran mayoría de ellos dentro de la UE –, y del precio de las materias primas, la mayo parte de las cuales debe comprar del exterior; a su vez, depende también en gran medida de los ingresos de sus principales exportaciones: equipos industriales y científicos, ingeniería y electrónica, metalurgia, piezas y vehículos de motor, y productos químicos: farmacéutica, combustibles y derivados del petróleo.

No obstante, como contrapeso de los factores negativos cabe también destacar la baja inflación, las significativas tasas de ahorro de los hogares, y expectativas de crecimiento y recuperación económica moderadamente positivas para 2015, con previsiones de aumento de la demanda interna por parte de hogares y empresas.

Luxemburgo

El país más pequeño del trío Benelux, no obstante lo cual es también uno de los más prósperos del mundo; ostenta una de las mayores rentas per cápita y nivel de vida de la UE, resultado de una combinación de factores: una trayectoria sólida de gestión de las finanzas públicas y estabilidad fiscal, énfasis en fomentar un marco favorable para los negocios, y su situación como uno de los mayores centros financieros y de I+D de Europa.

La economía local depende mucho del sector financiero, principalmente en banca privada y gestión de patrimonios, gracias a la elevada liquidez de sus entidades. No obstante, conviene mencionar el indudable impacto en el crecimiento del sector, resultado de la implantación de la norma internacional para el intercambio automático de datos, que acaba con el secreto bancario. El crecimiento de las exportaciones de servicios electrónicos y de telecomunicaciones también acusará el cambio del régimen del IVA de la UE, al pasar éstos a ser imponibles en el país del consumidor.

Por otro lado, el país trata de diversificar su economía y reducir su gran dependencia de la actividad financiera y, en menor medida, de la industria del acero, aprovechando su fuerza laboral bien calificada – más de la mitad de la cual es de origen extranjero –, infraestructuras favorables para acceder a los principales mercados europeos, mediante esfuerzos para impulsar Luxemburgo como un centro del e-commerce y de las tecnologías de información y comunicación; no obstante la actividad del sector terciario fuera del entorno financiero – mayormente servicios profesionales, comercio al por menor – está sujeta a estrictas normativas que condicionan su expansión.

Países Bajos

Pioneros del comercio mundial, con experiencia acumulada en llevar a cabo negocios con éxito en una economía abierta y diversificada, Holanda es también habitualmente es el mercado más receptivo del grupo Benelux a la introducción y adopción temprana de innovaciones. Sin embargo, la competencia es muy intensa, y el mercado altamente exigente y hábil en reconocer la mejor relación calidad / precio.

El nivel de deuda de los hogares es bastante alto, y aunque el marco regulatorio propicia la creación de PyMEs, éstas tienen que afrontar restricciones severas para el acceso a créditos, y pocas alternativas de financiación para crecer. Los bancos holandeses, por su parte, se enfrentan a riesgos de liquidez, un incremento de la morosidad causada por la debilidad de la economía, y tras los embates de la crisis, sus reservas financieras se encuentran en niveles relativamente bajos frente a posibles sobresaltos.

Con todo, tras el largo período de contracción de la economía, se espera un crecimiento contenido en 2015; una mejoría gradual en el rendimiento económico de los principales destinos de exportación del país – Eurozona, Reino Unido y EEUU – combinado con la bajada del euro, apunta a un incremento de las exportaciones (que componen más de la mitad del PIB del país); ello conlleva unas previsiones más optimistas para el empleo en el sector privado, y las oportunidades de inversión entre los sectores principales: producción de metal, maquinaria y equipos industriales, gas natural, agroindustria (particularmente en el ramo de lácteos), productos químicos, y refinado de petróleo.

Tras un proceso de reformas estructurales en los mercados laboral y de energía, la sanidad y el sistema de pensiones, destinadas a reducir las presiones en el presupuesto causadas por el envejecimiento de la población, aumenta la confianza en la sostenibilidad fiscal a largo plazo; a pesar de los recortes y reducción de la contratación en el sector público, la aceleración del crecimiento económico repercute también de manera positiva en la confianza de consumidores y empresas, reflejado con mayor énfasis en el sector de la vivienda y los gastos de consumo de los hogares.

¿Tienes experiencia en trabajar con los mercados Benelux? Compártela con otros emprendedores globales.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: