México, Indonesia, Nigeria y Turquía se dejan sentir cada vez con más fuerza en el panorama mundial, por su saludable crecimiento económico e incrementos en la calidad de vida y las perspectivas de futuro de una parte cada vez mayor de sus poblaciones. Sin embargo, a pesar de los notables cambios en el horizonte económico, entre sus ciudadanos existe el sentimiento de que los logros en bienestar no se deben a un sistema educativo que les falla, sino a pesar de él.

Para nadie es un secreto el rol de la educación en la generación de riqueza nacional sostenible a largo plazo, y a nivel individual, en la capacidad de escapar de la pobreza y otros factores de exclusión social como la desigualdad de género, además de contruibuir a reducir las tasas de mortalidad infantil y materna y el riesgo de enfermedades en general, entre las ventajas más apremiantes. Por ello, en este conjunto de países predominantemente jóvenes, entre las principales preocupaciones de las familias está proporcionar a los hijos la formación necesaria para un futuro cada vez más asentado en el “smart power”.

Con el crecimiento de las clases medias y la urbanización, aumenta también la demanda en educación, y todo lo necesario para ganar ventaja en la carrera por la formación: a gran escala, están los esfuerzos e iniciativas de gobiernos nacionales para reforzar la escolarización y reducir las tasas de abandono escolar, en ampliar y actualizar sus instituciones, y en paliar sus numerosas carencias para no poner en riesgo los avances obtenidos, en una economía global cuya competitividad y sofisticación se intensifica cada día mas. Por otro lado, a nivel individual crece la demanda por una variedad de apoyos destinados a la durísima competencia por plazas en los mejores centros educativos: desde cursos de apoyo y material escolar, hasta la enseñanza privada, formación complementaria, y estudios en el extranjero para quienes pueden acceder a las ventajas de una educación internacional, que cada vez son más; entre estos, las carreras de ingeniería, informática, salud y medicina, empresariales, agricultura, ciencias y matemáticas están a la cabeza de las más demandadas para los alumnos de los cuatro países. En la siguiente infografía presentamos algunas perspectivas sobre la preparación para el futuro de los jóvenes MINT.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: