Koffer Parade

Koffer Parade, por Gitte Herden en Flickr, CC BY 2.0

Continuamos con nuestra lista de trucos para sacar el máximo partido del equipaje de mano de un emprendedor global, que comenzamos en nuestro post anterior.

Llevar consigo ropa para reemplazar. Es costumbre meter en la maleta ropa que estábamos a punto de tirar, así podemos deshacernos de ella o dársela a los más necesitados cuando estamos de viaje. Esto nos permite obtener más espacio en el equipaje para la ropa que compramos en nuestro lugar de destino.

Nada de artículos que pensamos comprar en el viaje. Sea lo que sea que pensamos comprar en vuestro viaje (un sombrero en Panamá, unos calcetines de esquí en Austria) no debemos traerlos de casa.

Son muchas las ventajas de comprar ropa durante un viaje: se aprende mejor cómo es el lugar cuando compramos como un lugareño, se muestra respeto por la cultura y se ayuda a mantenerla al comprar y ponerse un atuendo típico, además de conseguir prendas cómodas y baratas que se adaptan al clima de la zona y se regatea mejor, ya que los comerciantes verán nuestro atuendo y sabrán cual debe ser el precio.

Productos de aseo tamaño viaje y multiusos. No es necesario llevar pequeñas botellas con detergente porque podemos usar diminutas pastillas de jabón biodegradables para lavar la ropa en el fregadero.

También podemos librarnos de otros líquidos, usando crema hidratante con protector solar y para las damas packs tamaño viaje de toallitas desmaquillantes. Un consejo para los hombres (bueno, también para ellas): afeitarse utilizando la espuma de un champú y acondicionador dos en uno como espuma de afeitar.

En cuanto a los productos sólidos, se colocan todos los medicamentos sin prescripción en un recipiente, llevando consigo un poco de Paracetamol, Ibuprofeno, Fortasec, vitaminas y cualquier cosa que sea necesaria. Los medicamentos con prescripción médica siempre deben dejarse en el paquete original, por si las autoridades preguntan por su procedencia.

Bolsas de plástico de la tintorería. Las prendas salen de la tintorería envueltas en plástico, colgando de perchas de alambre, y así es como deben entrar en la maleta, siempre que cada prenda tenga su propia bolsa de plástico.

Por lo general, las arrugas se producen debido al roce de una prenda con otra, por lo que el plástico disminuye considerablemente esta fricción, al igual que hacen los pañuelos de papel, motivo por el cual resulta útil ponerlos en las mangas de las prendas dobladas para prevenir arrugas.

Con una mano, se cogen todas las perchas y se doblan las bolsas dos o tres veces, de forma que queden extendidas sobre el resto del equipaje. Conforme vayan pasando los días y la ropa ya no quede lisa, se tiran las perchas: ya no son necesarias. En cuanto a las camisas de vestir, los hombres deberían dejarlas siempre en su embalaje de la tintorería (el cartón del cuello incluido).

Los zapatos más grandes y pesados fuera del equipaje: calzarlos en el aeropuerto. Es muy importante para ahorrar espacio ponerse esos zapatos de andar robustos y ultra cómodos para ir al aeropuerto y meter en la maleta no más de dos pares de zapatos: deportivos o sandalias (según el destino) y otro par para vestir.

Los zapatos que quedan en la maleta se rellenan con calcetines o ropa interior y se meten dentro de bolsas de plástico del supermercado (son más baratas que las bolsas para zapatos y no arrugan las telas al tocarse).

¿Tienes algún consejo para otros Emprendedores Globales preparándose para despegar? No te pierdas el post de la semana que viene, que cierra la serie de consejos para tu equipaje de mano.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: