El crecimiento global sigue su curso.

Tras años de decepción, y de predicciones de crecimiento a la baja por parte de los expertos, las proyecciones ahora se revisan al alza.

Igualmente, los comportamientos de los mercados emergentes parecen estar reviviendo también analizamos cuáles de ellos son líderes en materia económica.

Economías emergentes después de la Gran Recesión

Primero, pongámonos en antecedentes.

Después de la gran crisis de 2008, los principales mercados emergentes se unieron en la ejecución de estímulos públicos, desencadenados en un esfuerzo por salvar al planeta de un colapso económico masivo.

Su necesidad de mantener la estabilidad fue probablemente más aguda que la del mundo desarrollado, ya que sus sistemas fueron calibrados a la expectativa de un crecimiento muy agresivo.

Una interrupción repentina habría sido demasiado arriesgada desde el punto de vista político, afectando a la población en general y a las empresas que la sostienen.

Como tal, en muchos casos de mercados emergentes, el estímulo fue una porción mucho mayor de su PIB que para el mundo desarrollado.

Los gobiernos que no pudieron costearlo sufrieron las consecuencias, y algunos vivieron un cambio total de régimen.

Para aquellos que realizaron una inversión fuerte, funcionó bien, pero el gran problema fue elegir cuándo cerrar el grifo.

En ciertos casos clave, especialmente en China, todavía están tratando de estabilizarse.

Claramente, para muchas economías emergentes, el crecimiento superior posterior a la recesión fue un espejismo, que ahora está dando paso a una realidad sostenible, gracias al repunte de la actividad mundial.

¿Qué dicen los datos de PIB?

Las cifras recientes del PIB parecen poner a la India a la cabeza.

El éxito de sus reformas redujo el crecimiento temporalmente en 2017, ya que la economía absorbió los impactos puntuales, pero la mayoría de los analistas ven un crecimiento anual sostenible superior al 7 por ciento.

A medida que se libera del estímulo público, China también está superando las expectativas.

El crecimiento del primer trimestre sorprendió al alza en un 6,8 por ciento anualizado, lo que provocó revisiones al alza para el año.

Vietnam sigue evolucionando con fortaleza, alcanzando un nivel superior al 6 por ciento, junto con Filipinas. Las economías de los llamados tigres asiáticos lo están haciendo bien, aunque el crecimiento no es tan sobresaliente.

Las economías de Europa del Este parecían tener colectivamente un buen año en 2017 tras años de lento crecimiento posterior a la recesión.

Es probable que el éxito reciente se deba a la reactivación de Europa occidental en 2017.

A medida que avance el crecimiento en 2018, las economías de Europa del Este deberían beneficiarse nuevamente.

Sin embargo, el crecimiento está bastante por detrás de las zonas de crecimiento en Asia.

América Latina se está quedando atrás, probablemente frenada por los problemas económicos y políticos de Brasil, y no ayudada por los problemas de Venezuela.

Aun así, hay puntos brillantes en América Central, y Perú genera consistentemente un crecimiento impresionante muy por encima del promedio regional.

Oriente Medio y África muestran crecimientos suaves, con puntos brillantes muy ocasionales.

Motivos para el optimismo en los mercados emergentes

Los gerentes de compras de las economías emergentes están indicando una mejora en su percepción de las condiciones del mercado en los próximos seis meses, detrás de la mejora muy positiva en el mundo desarrollado, pero claramente avanzando en la dirección correcta.

Singapur, un referente regional, está mostrando un sólido aumento en la percepción general de los compradores, provocado por el mayor y más constante aumento en los nuevos pedidos en los últimos siete años.

Indicadores de comercio, un signo revelador de progresión

En los próximos meses, los indicadores de comercio serán probablemente la estadística reveladora del progreso.

Es el flujo de comercio, levantado por el mundo desarrollado, lo que está dando lugar a la reciente actividad de los mercados emergentes.

Las economías de los motores están haciendo su trabajo.

Pero dos factores clave podrían ser los disruptores: en primer lugar, el aumento de la incertidumbre proteccionista, que ahora está alimentado por políticas concretas contra el comercio; y segundo, el endurecimiento de la liquidez, que está empezando a afectar la estabilidad del mercado financiero en los mercados emergentes más expuestos.

El tope

El crecimiento del mercado emergente sigue la iniciativa del mundo desarrollado. La reactivación del crecimiento se está extendiendo, y existe un optimismo que no se presentaba desde hace muchos años.

Dada la presencia de una importante demanda reprimida en las naciones de la OCDE, es probable que el repunte en el crecimiento de los mercados emergentes dure.


emprendedorglobal

El blog para emprendedores y PYMES interesados en la internacionalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: